Dueños de negocios cerrados en el Alto Manhattan contemplan demandar al NYPD y al alcalde

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- Un importante número de dueños dominicanos de restaurantes y lounges, que han sido cerrados y otros siguen siendo acosados, contemplan demandar al Departamento de Policía (NYPD) y a la alcaldía, bajo el argumento de que agentes de la uniformada y el alcalde, son responsables por la conspiración para clausurarlos sin motivos, la persecución y el acoso.

Uno de los restaurantes que ya anunció que interpuso una demanda es “La Marina” en la calle Dickman,y que fue cerrado hace algunas semanas, después de acusaciones del NYPD de que supuestamente en ese negocio, el manager Christian Méndez, mantenía un punto de drogas y otras violaciones a las regulaciones de la Autoridad de Licores y fallas en la salubridad del lugar y las comidas.
El activista dominicano Fernando Mateo, principal socio de “La Marina”, ha desmentido varias veces las alegaciones de las autoridades.
En el vecindario Flatbush en Brooklyn y otros vecindarios de ese condado, numerosos comerciantes, también incoaron una demanda similar, acusando a policías del cuartel 67 de perseguirlos y acosarlos.
En el Alto Manhattan, los comerciantes de los negocios cerrados, aseguran que son víctimas de una conspiración en el cuartel 345, para la cual es usado un policía boricua conocido como “Riverita”, el que incluso, entra a los establecimientos con inspectores de la Autoridad de Licores para que multen a los pequeños empresarios.
Al responsabilizar al alcalde Bill de Blasio por la situación, dijeron que el ejecutivo municipal, creó la llamada oficina de la alcaldesa de la noche (Nitgh Mayor), cuyo propósito era el de proteger a los negocios nocturnos y mejorar la calidad de vida, pero está ocurriendo todo lo contrario.
“Esa oficina, lo que está haciendo es destruir nuestros negocios y contribuir al desempleo en las comunidades en las que operamos”, dijeron varios comerciantes que todavía rehúsan dar las caras, porque según anunciaron, preparan acciones futuras para enfrentar el ataque.
Uno de los restaurantes atacados en Brooklyn es “Omar”, propiedad del hijo de un ex concejal del mismo nombre, y quien es uno de los firmantes de la demanda.
Los negociantes dijeron que la alcaldía de la noche, fue resultado de un proyecto de ley municipal cometido por el concejal dominicano en Brooklyn, Rafael Espinal, quien tampoco ha dado una respuesta a la situación que enfrentan.
“Hemos conversado con el congresista Adriano Espaillat, el concejal Ydanis Rodríguez y la asambleísta Carmen de la Rosa, pero ninguno de esos oficiales electos, los tres dominicanos, no han hecho nada por nosotros todavía”, añadieron los denunciantes.