El FBI acusa venezolano de contratar sicario para ejecutar dominicanos en el Alto Manhattan

Miguel Cruz Tejada 

NUEVA YORK,- El FBI detuvo y acusó al ex chofer de autobús Joel Rosquete (Rick) de 50 años de edad, de quien se dijo es venezolano, por contratar un sicario para que ejecutara al menos tres dominicanos, dos en la avenida Audubon en el Alto Manhattan y el tercero que es dueño de una estación de gasolina en Staten Island.

Los federales dijeron que infiltraron un encubierto, después de enterarse del plan macabro de Rosquete, frustrando los asesinatos de tres personas. Las potenciales víctimas no fueron identificadas.

El venezolano, fue detenido ayer miércoles y acusado por tres cargos de asesinatos por encargo en la Corte Federal del Distrito Sur en Manhattan, dijeron los fiscales federales.

Rosquete reside en el Alto Manhattan, pero el comunicado no especifica la dirección exacta.

Cada cargo de asesinato por encargo conlleva una sentencia máxima de 10 años en prisión, dijeron los fiscales.

“Como se alega, Rosquete encargó a un asesino a sueldo que llevara a cabo tres asesinatos en su nombre. Al final, fue engañado por los méritos de su propio plan”, dijo el director adjunto del FBI William F. Sweeney Jr. en un comunicado.

“Hoy, hemos frustrado este plan de asesinato por encargo, salvando tres vidas inocentes un destino desafortunado”, dijo la fiscalía.

“El deseo de matar a sus vecinos se debió a la creencia de Rosquete de que el hombre estaba traficando drogas desde su apartamento. El otro hombre al que Rosquete quería matar era el superintendente del edificio, de quien pensaba estaba cubierto por el vecino que comerciaba con drogas”, agrega el comunicado.

Después de quedarse corto de dinero en efectivo para pagar los asesinatos, Rosquete le pidió al sicario que asesinara al propietario de la gasolinera y robara el dinero de la caja fuerte para pagarle los otros asesinatos.

El presunto sicario con el que Rosquete había estado hablando era un agente encubierto del FBI, según los fiscales federales.

“Joel Rosquete intentó contratar a un sicario para asesinar a dos de sus vecinos en Manhattan y al dueño de una estación de gasolina en Staten Island”, dijo en el comunicado el fiscal federal de Manhattan, Geoffrey S. Berman.

“Ahora, gracias al dedicado trabajo de nuestros socios del FBI, el plan de Rosquete se ha frustrado, se encuentra bajo custodia federal y sus posibles víctimas están a salvo”, señala el comunicado.

A %d blogueros les gusta esto: