Irán advierte a Londres de “repercusiones” por toma de barco

El presidente de Irán dijo el miércoles que Gran Bretaña enfrentará “repercusiones” por retener un súperpetrolero iraní.

Hasán Ruhani calificó la detención del barco de “infame y errónea” durante una reunión de su gobierno, según reportó la agencia noticiosa estatal IRNA.

Además, advirtió a Londres: “Ustedes crearon la inseguridad y entenderán sus repercusiones”, apuntó sin ofrecer más detalles.

La semana pasada, las autoridades de Gibraltar interceptaron un súperpetrolero iraní que se creía que violaba las sanciones de la Unión Europea al llevar un cargamento de petróleo de Teherán a la devastada Siria.

El incidente con el petrolero se produce en un momento delicado por el aumento de las tensiones entre Estados Unidos e Irán luego del fracaso del histórico acuerdo nuclear alcanzado en 2015, del que el presidente Donald Trump retiró a Washington el año pasado.

Trump acusa a Irán de enriquecer uranio en secreto y amenaza con endurecer sanciones

Por su parte, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, negó que la embarcación perteneciese a Irán y señaló que quienquiera que fuese el propietario del cargamento de petróleo y del barco podrían llevar el asunto a los tribunales. Antes, Teherán convocó a consultas al embajador británico por lo que calificó de “interceptación ilegal” del mercante.

El último episodio de las tensiones entre Washington y Teherán se remonta al año pasado, cuando Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear y restableció las sanciones a Irán, incluyendo a su industria petrolera, lo que agravó la crisis económica en la República Islámica y provocó la depreciación de su moneda.

En el documento negociado por el gobierno del expresidente Barack Obama, Irán accedía a recortar sus actividades nucleares a cambio de un alivio de las sanciones. Se ofreció a regresar al pacto, pero Trump lo rechazó alegando que es demasiado generoso con Teherán y que no aborda su participación en conflictos regionales.

En mayo, Estados Unidos desplazó un portaaviones, bombardeos y cazas a la región del Golfo Pérsico en respuesta a supuestas amenazas iraníes. Washington acusó a Teherán de estar implicado en el bombardeo de petroleros en el golfo y dijo que derribó un avión no tripulado estadounidense en el espacio aéreo internacional. Irán niega cualquier implicación en los ataques a las embarcaciones y sostiene que el dron había entrado en su espacio aéreo.

Irán es un aliado clave del gobierno del presidente de Siria, Bashar Assad, sobre el que pesan sanciones occidentales por ataques a civiles durante la guerra civil.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *