Juncker: UE no quiere regreso a fronteras estrictas entre Irlanda e Irlanda del Norte

Bruselas, (ANDINA),– La Unión Europea no quiere un regreso a los controles fronterizos estrictos entre Irlanda y la británica Irlanda del Norte tras la salida de Reino Unido del bloque europeo, estimó este jueves el presidente del ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.

“La Comisión Europea y el gobierno irlandés trabajarán estrechamente durante el proceso de negociación del Brexit. No queremos una frontera pura y dura entre Irlanda del Norte e Irlanda”, dijo Juncker en rueda de prensa tras reunirse en Bruselas con el primer ministro irlandés, Enda Kenny.
La frontera entre el territorio británico al norte y el de la república de Irlanda al sur, en la isla del mismo nombre, promete ser una parte central de las negociaciones del Brexit, máxime cuando muchos temen el regreso de los estrictos controles fronterizos de los años de plomo del conflicto norirlandés en la década de los 70.
En virtud del acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998, los controles fronterizos empezaron a desmilitarizarse y a retirarse progresivamente, en un intento de poner fin a este conflicto que dejó 3.500 muertos entre 1969 y 1998. A día de hoy, no existen controles entre estos todavía países de la UE.
Para el jefe de gobierno irlandés, con los tradicionales controles fronterizos, la isla vivió un contexto de “violencia sectaria”. “No debería haber un regreso a las estrictas fronteras del pasado y no lo habrá”, dijo Kenny, quien urgió por “la relación más cercana entre Reino Unido y la UE”.
La primera ministra británica, Theresa May, tiene previsto comunicar oficialmente antes de finales de marzo la decisión de abandonar la UE adoptada por los británicos en un referéndum en junio, en el que la opción de continuar en el bloque ganó, no obstante, en Irlanda del Norte y Escocia.
Tras la notificación oficial, Londres y los 27 iniciarán hasta dos años de complicadas negociaciones, en las que Kenny pidió que se incluyera el lenguaje del acuerdo de paz. “No queremos que el acuerdo de Viernes Santo resulte dañado de ninguna manera”, aseguró.
Para Juncker, “irlandeses y británicos trabajaron muy duro para alcanzar” este “importante acuerdo”, que, a su juicio, “de ninguna manera debe ponerse en riesgo”.