Madre de dominicano asesinado en atraco en el Alto Manhattan exige captura de asesino y justicia

Miguel Cruz Tejada 

NUEVA YORK,-La madre del dominicano Charles Reynoso Rosario de 24 años de edad, asesinado de un balazo en la quijada por uno de cuatro atracadores, al que le dio dos golpes en la cabeza con una hooka, mientras estaba rodeado junto a varios amigos por los delincuentes, exigió a la policía la pronta captura del asesino y sus cómplices y que se haga justicia.

En medio de un desgarrador e inconsolable llanto, mientras se velaban el viernes los restos de su hijo en una funeraria de Brooklyn, la señora Olda Rosario, clamaba otra vez e impotente, porque las autoridades agilicen las investigaciones.
Al cierre de esta crónica, la policía del cuartel 33 no había hecho ningún arresto en relación al asesinato de Charles, aunque de principio a fin, el atraco y la muerte, quedaron grabados en una cámara de seguridad, cuyo video fue enviado a este reportero el lunes.
Katy Bencosme, amiga de la familia y quien consolaba a la madre en el velorio, dijo que el atracador asesinó a un hombre de trabajo, serio y muy amigable, que no tenía conflictos con nadie.
El video, muestra a uno de los atracadores encapuchado como sus socios del crimen, cuando saliendo de uno de los dos vehículos que abordaban los ladrones matones, se acerca abruptamente a la acera, en la calle 166, cerca de la avenida Audubon, donde Charles y sus amigos, fumaban hookas y practicaban boxeo, empuja a la primera víctima contra la pared y le arrebata una cadena del pecho para luego registrarle hasta los tenis.
Charles, quien usaba el pelo largo y frondoso, casi hasta la espalda, fue agarrado por su cola, y también empujado contra la pared.
Cuando el atracador que lo asesinó, estaba encañonando a otra de las víctimas, Charles, se agachó, tomó la hooka, caminó rápidamente hacia donde estaba el ladrón y raudo, le dio dos golpes por detrás de la cabeza.
El atracador cayó al pavimento de la calzada, pero reaccionó con velocidad disparando el tiro mortal a la quijada de Charles que cayó muerto boca abajo en la calzada y un esposo borbotón se sangre le brotaba.
Después del balazo, solo tres de los amigos de Charles, se acercaron a él, ya agónico, tratando de auxiliarlo, pero estaba inmóvil.
Uno de ellos, lo movía y sacudía levemente en busca de que despertara, lo que nunca hizo, y el otro lo volteó con la cabeza hacia arriba.
No hubo respuesta y los tres amigos, se dieron cuenta que Charles había sido asesinado.
Los otros, huyeron de la escena, abordando un par de vehículos en los que se transportaban.
Mientras eso ocurría, los atracadores también escaparon del área en los carros y desaparecieron.
La policía que está en busca activa de los ladrones y el asesino de Charles, pidiendo la ayuda de los comunitarios para capturarlos.
Una vecina que vive en el edificio frente al cual ocurrió el robo y asesinato, dijo que cree que quien mató a Charles vive en el área.
Reynoso Rosario, fue desde su casa en Brooklyn al Alto Manhattan para reunirse con sus amigos, como despedida de un viaje que tenía programado para el domingo último a la República Dominicana, donde quería celebrar sus 25 años de edad.