Comparte esto:

">
  • 2 julio, 2020

Manifestantes salen a las calles de EE.UU. por sexta noche

Por Voz de América – Redacción

Los manifestantes salieron a las calles de las ciudades de los Estados Unidos por sexta noche el domingo para desahogar su ira por la muerte de George Floyd y pedir un cambio, mientras la policía en muchas áreas buscaba imponer toques de queda nocturnos.

Los Ángeles, Chicago, Miami, Detroit y Filadelfia se encuentran entre las casi 40 ciudades que impusieron órdenes de prohibir a los manifestantes en las calles después del anochecer. Los gobernadores de Texas y Virginia han impuesto estados de emergencia.

Algunos alcaldes de las grandes ciudades, como London Breed de San Francisco, dicen que sus toques de queda son indefinidos.

Eventos similares se desarrollaron en muchas ciudades donde las protestas en gran parte pacíficas se convirtieron en escenas de algunas personas incendiando y rompiendo escaparates. La policía que sostenía escudos y bastones intentó hacer retroceder a las líneas de manifestantes.

Las autoridades del orden en Washington usaron gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento para despejar a una multitud de más de 1.000 personas del Parque Lafayette al otro lado de la calle de la Casa Blanca. La multitud había marchado desde la Universidad de Howard y centró su ira en la policía, gritando: «Sin justicia, sin paz, sin policía racista».

Las luces que generalmente iluminan el exterior de la Casa Blanca por la noche se apagaron.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, ordenó un toque de queda nocturno durante la noche del domingo hasta el lunes por la mañana para la ciudad y activó la Guardia Nacional del Distrito de Columbia para ayudar a la policía.

Poco antes de la medianoche, hubo varios incendios ardiendo cerca de la Casa Blanca. Poco después, Associated Press informó que toda la Guardia Nacional de Washington, DC había llamado para ayudar con la respuesta de protesta. Los bomberos del distrito dijeron que uno de los incendios extinguidos estaba en el sótano de la histórica Iglesia Episcopal de San Juan, a pocas cuadras de la Casa Blanca.

Las tropas de la Guardia Nacional también trabajaron con la policía en Atlanta para imponer un toque de queda nocturno en la ciudad del sur. La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, despidió el domingo a dos policías y puso a otros tres en tareas administratias hasta que las acusaciones de uso excesivo de la fuerza el sábado por la noche pudieran revisarse.

No hubo toque de queda en la ciudad de Nueva York, donde durante el día la policía se mantenía a distancia de los manifestantes, pero por la noche había casos de oficiales que atacaban a las multitudes para despejar áreas y hacer arrestos, así como manifestantes arrojando objetos a la policía.

Las manifestaciones comenzaron el martes en Minneapolis, donde George Floyd, un hombre negro de 46 años, murió después de ser esposado, boca abajo, con la rodilla de un oficial de policía en la nuca durante más de ocho minutos.

Los manifestantes dicen que protestan no solo por el duro trato policial a los hombres y mujeres negros, sino también por el racismo sistémico en los Estados Unidos.

El oficial que detuvo a Floyd, Derek Chauvin, fue acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado cuatro días después. Él y otros tres oficiales que estuvieron presentes y no intervinieron fueron despedidos el martes. Está previsto que Chauvin comparezca ante el tribunal el lunes por la tarde en Minneapolis. La oficina del fiscal general de Minnesota tomará la delantera en el procesamiento del caso.

Informes de los medios dicen que el president Donald Trump fue llevado el viernes por la noche por el Servicio Secreto a un búnker subterráneo de la Casa Blanca por precaución por un breve período. «La Casa Blanca no hace comentarios sobre protocolos y decisiones de seguridad», dijo un portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, a VOA cuando se le preguntó sobre los informes.

Joe Biden, el posible candidato presidencial demócrata, visitó el sitio de una de las protestas el domingo y habló con los afroamericanos en Wilmington, en su estado natal de Delaware. Pidió a los manifestantes que no recurran a la violencia.

“Somos una nación en dolor en este momento, pero no debemos permitir que este dolor nos destruya. Como presidente, ayudaré a dirigir esta conversación ”, tuiteó Biden.

El secretario de Justicia William Barr pidió el fin de la violencia en su propia declaración el domingo.

«La continua violencia y destrucción de la propiedad pone en peligro la vida y el sustento de los demás e interfiere con los derechos de los manifestantes pacíficos, así como de todos los demás ciudadanos», dijo Barr.

Comentarios