Montecristi: Sepultan restos de piloto y su madre

Montecristi: Sepultan restos de piloto y su madre Maxwell Reyes

SANTIAGO.-Fueron sepultados la tarde de ayer en el cementerio de Montecristi, los restos del piloto José Ernesto Rosario Álvarez, quien falleció el sábado al chocar una avioneta de fumigación con una antena en Villa Tapia y los de su madre Guillermina Álvarez, quien murió en una clínica de esta ciudad el mismo día que su hijo, afectada de cáncer.

Amigos y familiares se dieron cita ayer en el camposanto donde pilotos le rindieron honores, destacaron la unidad que existía entre José Ernesto y su madre, quien padecía de un cáncer terminal y se encontraban interna en una clínica de esta ciudad.

El general retirado, Otto Martínez Cruz, quien era pariente de ambos recordó durante el sepelio al piloto de la Fuerza Aérea, José Ernesto Rosario, quien era el padre de Rosario Álvarez, quien murió en el año 1975 cuando pilotaba un avión P-51 Mustang.

“Bajo sacrificio de él y su madre, solo, se puso a estudiar aviación, nosotros comenzamos a ayudarlo hasta que hizo sus primeros estudios y obtuvo una licencia de piloto privado y siguió avanzando”, explicó Martínez Cruz.

Destacó que José Ernesto, ya era piloto de jet privado y que el último curso realizado fue hace alrededor de un mes en Texas, luego que una compañía solicitó que el pilotara un avión que habían comprado.

“Y el único que se graduó de cuatro que fueron, fue mi sobrino José Ernesto, con eso te quiero decir que era un muchacho que tenía la aviación en la sangre, la vivía, desde niño fue así”, precisó el oficial retirado.

Rosario Álvarez, quien perteneció a la Fuerza Aérea Dominicana hasta el 16 de diciembre del año 2015, tripulaba la avioneta matrícula N8569L de la empresa de Fumigación Oliveiro, ubicada en Ranchito, La Vega, la que se dedica a fumigar plantaciones agrícolas en la región del Cibao.