“No tengo una bola de cristal” justifica juez que liberó asesino de policía en Harlem con 28 fichas

“No tengo una bola de cristal” justifica juez que liberó asesino de policía en Harlem con 28 fichasMiguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- “No tengo una bola de cristal”, justificó el juez Edward McLaughlin de la Corte Suprema Estatal en Manhattan cuando se le inquirió sobre su decisión de enviar a rehabilitación para adictos a Howard Tyrone (Peanut / Maní), acusado por el asesinato del policía guyanés Randolph Holder, el martes en la noche.

El pandillero, que se había robado una bicicleta y se enfrentó a balazos con agente, que tenía 5 años en la uniformada, había sido arrestado por numerosos delitos menores y graves, desde los 13 años de edad, concluyendo su larga carrera criminal, cuando fue detenido ayer miércoles y acusado de los cargos.
El alcalde Bill de Blasio y el Comisionado del Departamento de Policía (NYPD), William Bratton, reaccionaron coléricos por la decisión del juez.
“Ese criminal, jamás debió volver a estar en las calles”, dijo el alcalde en una declaración en la alcaldía.
El acusado, ahora de 30 años de edad, fue calificado también por el alcalde como “un criminal duro y violento”.
El prontuario criminal de Howard, revela antecedentes penales que muestran los 28 arrestos desde sus 13 años, uno de ellos vinculado a los disparos a un narcotraficante rival y dos transeúntes inocentes en 2009.
El comisionado Bratton también criticó la decisión en mayo, para enviar a Howard a un programa llamado “de desvío judicial” destinado a los adictos a las drogas.
Durante el verano Howard había aparentemente suspendido su tratamiento residencial requerido bajo un acuerdo con la corte, y fue buscado en relación con un tiroteo el primero de septiembre contra un traficante de drogas en el Este de Harlem, cuando disparó contra el agente Holder, que estaba vestido de civil.
“Toda su vida, él ha estado en la escalada de la delincuencia y la actividad criminal”,
La oficina del Fiscal de Distrito en Manhattan, Cyrus Vance Jr., recordó que pidió una sentencia de seis años de prisión para Howard, cuando fue arrestado en una redada de drogas el año pasado.
“Recomendamos cárcel para el acusado y nos opusimos a la solicitud de la rehabilitación en el programa de desvío”, agregó el fiscal.
El magistrado McLaughlin, dijo que recomendó a Howard para el programa de desvío, porque el fiscal no le entregó el récord con ninguna de las convicciones de Howard por hechos violentos.
Se le preguntó al juez si sabía que Howard fue acusado por un tiroteo en 2009, en el que un niño de 11 años de edad, inocente y un anciano de 77, resultaron heridos por balas perdidas, respondió que “no tenía ni idea de eso”.
Añadió el magistrado que “esta es la primera vez que oigo eso. Todo lo que sabía es que hubo cuatro condenas por delitos graves “, dijo.
Pero los registros judiciales muestran que al juez McLaughlin se le informó sobre el tiroteo de 2009 y un robo a mano armada que Howard cometió en su juventud en 1999 y que esos crímenes violentos debieron haberlo mantenido fuera del programa de desvío y en la cárcel.
Las fuentes dijeron que el caso que involucra a Howard en 2009, giraba en torno a un tiroteo en una cancha de baloncesto de en el que Howard presuntamente disparó a Dan Evans.
Sin embargo, los cargos contra Howard fueron retirados porque no hubo testigos que corroboran su participación en el asesinato.
Documentos judiciales indican que la jueza del Tribunal Supremo Estatal de Manhattan Patricia Núñez sentenció formalmente a Howard a un plazo diferido de dos años de prisión, cuando se declaró culpable el 14 de mayo por narcotráfico.
Bajo los términos del acuerdo, el caso habría sido completamente descartado si Howard hubiera completado 18 meses de tratamiento residencial por su vicio de drogas, seguido de seis meses de tratamiento ambulatorio y otros seis meses en libertad condicional.
El abogado de Howard también escribió una carta pidiendo un tratamiento especial porque el tiempo de prisión habría hecho la vida más difícil para su concubina y sus dos hijos, se dijo.
Él compareció en la corte el 2 de julio para verificar el cumplimiento del programa, pero no se presentó de nuevo el 17 de septiembre, cuando se emitió una orden de arresto contra él.
La magistrada Núñez no respondió las solicitudes para comentarios.
El pistolero fue procesado en la Corte Criminal de Manhattan la noche del miércoles, rodeado por 100 policías y la familia del oficial asesinado.
“Ese es mi hermano, espero que este asesino se queme el c… en el infierno”, maldijo la hermana del policía asesinado.
El sospechoso fue dejado preso sin derecho a fianza por cargos de asesinato en primer grado y robo.
Fuera de la corte, la familia del agente muerto, pidió hacer mayores esfuerzos para sacar las armas de las calles.