Obispo auxiliar dice intereses impiden mejor nación

Obispo auxiliar dice intereses impiden mejor naciónSANTIAGO.- Monseñor Tomás Morel, obispo auxiliar en esta ciudad, atribuyó al egoísmo y a los intereses particulares y sectoriales, la razón por la que en el país no prevalezcan las ideas de Juan Pablo Duarte, fundador de la nacionalidad dominicana.

El criterio fue externado por el prelado la mañana de este viernes, mientras pronunciaba la homilía de un Te Deum llevado a cabo en la Catedral Santiago Apóstol el Mayor, con motivo de celebrarse en esta fecha el aniversario 205 del nacimiento de Duarte.

Su punto de vista lo sostuvo monseñor Morel ante la presencia de decenas de personas, encabezadas por la gobernadora provincial, Aura Toribio y el general Víctor Hernández Vásquez, director de la Dirección Cibao Central de la Policía Nacional.

Sostuvo que Duarte sembró en el corazón de los dominicanos el deseo de una sociedad nueva, pero que tristemente “ese gran ideal de este hombre de grandes visiones.

“El gran deseo de tener un país sobretodo orientado en la libertad, y la democracia, lamentablemente fue truncado por los intereses personales de grupos que dañaron y frustraron en gran medida el gran proyecto de Juan Pablo Duarte”, insistió monseñor Morel.

Y que por eso hoy se necesita retomar ese ideal “y hacer una sociedad nueva, no solo en las estructuras y la modernidad que nos pueda presentar, sino en la conducta y en la manera de proceder, porque quizás hemos avanzado en cosas estructurales, pero todavía vivimos arrastrando cosas viejas”.

Entre esas cosas que calificó de negativas, resalto el imponer los intereses particulares, “situación que no termina de resolverse en el corazón y la conciencia de muchas personas”.

“Somos nuevos como pueblo y gracias a Dios hemos avanzado en muchas cosas, pero todavía seguimos arrastrando situaciones que no nos permiten avanzar como nación”, insistió monseñor Morel.

A su entender, para poder construir un proyecto de nación, como soñó Juan Pablo Duarte “hay que unificar fuerzas, donde los intereses particulares no pueden imponerse sobre el bien común”.

Al tiempo de insistir en que los intereses particulares, sectoriales o el egoísmo de un grupo o una persona no pueden dominar ni hacer posible la construcción de una sociedad, monseñor Morel insistió en que hay que los grupos políticos, sociales y las iglesias deben unirse “para poder construir el gran proyecto de Duarte y hacer una nación autentica, donde todos tengamos participación y sintamos que verdaderamente somos un país”.