Policía dice eran delincuentes hombre y mujer asesinados en Moca

Maxwell Reyes  SANTIAGO.- Un hombre y una mujer que se dedicaban supuestamente a la venta, distribución de drogas y a cometer asaltados fueron asesinados a tiros por desconocidos la tarde del viernes a orillas del río Licey en la comunidad La Playita de Moca, donde también resultó herido un niño de seis años, hijo de una de las victimas, en lo que la Policía presume se trata de un ajuste de cuentas.  Bernardo Gil Zorrilla, de 27 años y Luisa María Goris Torres, de 21, residían en el callejón de Nelson Hincha, en la carretera que comunica a Moca con La Vega y murieron a causa de múltiples heridas de bala en distintas partes del cuerpo.  Mientras que el infante, cuyo nombre se omite por asunto legal, resultó levemente lesionado en la cabeza y en la mano izquierda. El muchacho es hijo de Goris Torres.  En el lugar donde fueron hallados los cuerpos, los investigadores policiales encontraron en el bolsillo de la dama un tabaco que se presume es marihuana y una caja de fósforos, cuatro casquillos para pistola calibre 9 milímetros, un bulto con prendas de vestir y una motocicleta Yamaha 115, en la que se cree se desplazaban.  Con relación al caso la Policía informó este sábado que interroga a varias personas con el propósito de esclarecer ese hecho y dar con los responsables, al tiempo que realiza las pesquisas de lugar.  Precisa el informe policial que en los interrogatorios, Eladia Díaz Gil, de 46 años, madre de Bernardo, dijo a los investigadores que tenía dos años que no veía a su vástago y que éste se dedicaba a cometer asaltos y a vender drogas, junto a Goris Torres.  Señala la Institución, que según la versión de otros familiares, Bernardo y Luisa decidieron abandonar la comunidad Laguna Prieta de esta ciudad porque eran perseguidos por las autoridades bajo la acusación de la comisión de hechos delictivos.  Ambos cadáveres reposaban la mañana del sábado en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) para fines de autopsia, mientras que el niño herido y testigo principal del hecho se encontraba bajo custodia del Ministerio Público en Moca.Maxwell Reyes

SANTIAGO.- Un hombre y una mujer que se dedicaban supuestamente a la venta, distribución de drogas y a cometer asaltados fueron asesinados a tiros por desconocidos la tarde del viernes a orillas del río Licey en la comunidad La Playita de Moca, donde también resultó herido un niño de seis años, hijo de una de las victimas, en lo que la Policía presume se trata de un ajuste de cuentas.

Bernardo Gil Zorrilla, de 27 años y Luisa María Goris Torres, de 21, residían en el callejón de Nelson Hincha, en la carretera que comunica a Moca con La Vega y murieron a causa de múltiples heridas de bala en distintas partes del cuerpo.

Mientras que el infante, cuyo nombre se omite por asunto legal, resultó levemente lesionado en la cabeza y en la mano izquierda. El muchacho es hijo de Goris Torres.

En el lugar donde fueron hallados los cuerpos, los investigadores policiales encontraron en el bolsillo de la dama un tabaco que se presume es marihuana y una caja de fósforos, cuatro casquillos para pistola calibre 9 milímetros, un bulto con prendas de vestir y una motocicleta Yamaha 115, en la que se cree se desplazaban.

Con relación al caso la Policía informó este sábado que interroga a varias personas con el propósito de esclarecer ese hecho y dar con los responsables, al tiempo que realiza las pesquisas de lugar.

Precisa el informe policial que en los interrogatorios, Eladia Díaz Gil, de 46 años, madre de Bernardo, dijo a los investigadores que tenía dos años que no veía a su vástago y que éste se dedicaba a cometer asaltos y a vender drogas, junto a Goris Torres.

Señala la Institución, que según la versión de otros familiares, Bernardo y Luisa decidieron abandonar la comunidad Laguna Prieta de esta ciudad porque eran perseguidos por las autoridades bajo la acusación de la comisión de hechos delictivos.

Ambos cadáveres reposaban la mañana del sábado en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) para fines de autopsia, mientras que el niño herido y testigo principal del hecho se encontraba bajo custodia del Ministerio Público en Moca.