• 23 octubre, 2020

Unión Europea estudia posibles sanciones a Lukashenko y funcionarios bielurrusos

Por Voz de América – Redacción

Ministros de la Unión Europea se reunieron el lunes con la exiliada opositora bielorrusa Sviatlana Tsikhanouskaya, en momentos en que el bloque estudia sancionar a docenas de funcionarios bielorrusos, incluyendo el presidente, Alexander Lukashenko.

La UE tiene una lista de unos 40 funcionarios a los que podría congelar sus activos y reducir sus opciones de viaje en respuesta a las irregularidades de las elecciones del 9 de agosto, en las que Lukashenko obtuvo un sexto mandato pese a las quejas de que hubo «fraude». Tras las elecciones se desataron protestas y la excandidata presidencial Tsikhanouskaya partió al exilio en la vecina Lituania.

Los ministros europeos se plantean si incluir a Lukashenko, que ha reprimido la oposición y los medios independientes durante sus 26 años en el poder y se niega a dialogar con los manifestantes.

Alexander Lukashenko es un aliado cercano de Moscú y las protestas tras las elecciones catalogadas por la oposición de fraudulenta es una para el Kremlin, que debe decidir si se queda con Lukashenko o intenta diseñar una transferencia de poder. También es un desafío para Occidente. Las fronteras del país con Polonia, Lituania y Letonia son fronteras de la OTAN y los estados de Europa del Este se han pronunciado en apoyo a la oposición.

«La violencia que está ejerciendo Lukashenko contra los manifestantes pacíficos es totalmente inaceptable», dijo el lunes el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, tras reunirse junto a otros ministros con Tsikhanouskaya.

El ministro alemán, cuyo país tiene la presidencia temporal de la UE, dijo que el bloque debe plantearse la pregunta de «si el señor Lukashenko, el que ostenta la principal responsabilidad, no debe ser sancionado también por la Unión Europea».

El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que los ministros también estudiarán qué apoyo pueden prestar al pueblo bielorruso, y qué relaciones deberían tener con Minsk. Borrell expresó que el bloque «no reconoce» a Lukashenko como presidente legítimo de Bielorrusia.

«Estamos muy impresionados por el valor y la perseverancia del pueblo bielorruso, especialmente las mujeres bielorrusas, que muestran un auténtico sentido del liderazgo», dijo Borrell tras reunirse el lunes con Tsikhanouskaya.

Borrell rechazó las acusaciones de interferencia europea en Bielorrusia: «Esto no puede considerarse como una interferencia en asuntos internos, porque la democracia y los derechos humanos están en el corazón de la identidad de la Unión Europea».

Comentarios