• 26 noviembre, 2020

Vicecónsul entrega sin máculas consulado de Boston y pone cargo a disposición del presidente Abinader

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- La vicecónsul Ana Gratereaux, quien es presidenta de la regional de Nueva Inglaterra del PLD, entregó sin máculas la sede consular en Boston al nuevo incumbente Ramón Antonio Cruz Ventura durante el traspaso de mando celebrado en las oficinas consulares, y luego de la ceremonia anunció que pone su cargo a disposición del presidente Luis Abinader.

En el discurso de entrega, Gratereaux quien es también una de las más reconocidas activistas comunitarias en Nueva Inglaterra, dijo que traspasaba el consulado con el orgullo de haber trabajado con alto nivel de transparencia y sin discriminación partidista, para todos los dominicanos y dominicanos radicados en los estados de la jurisdicción del consulado en Boston, lo que garantizó el éxito y lo impecable de la gestión.

Ella representó en el traspaso a la cónsul general Carmen Milagros Almonte, quien por motivos familiares no pudo estar presente y fue autorizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX).

Gratereaux tomó el juramento a Cruz para posesionarlo como el nuevo representante consular dominicano en Boston y Nueva Inglaterra.

El nuevo funcionario fue designado con el decreto 439-20 del 9 de septiembre.

“Estamos dando la formal bienvenida al nuevo cónsul general con el que hemos trabajado en la transición antes de esta toma de posesión, y le estamos entregando el consulado con todo transparentado, libre de deudas, porque tenemos hasta el primero de diciembre todo pago”, informó Gratereaux.

“Lo está recibiendo sin problemas y también le estamos dejando a la comunidad, 2,208 pasaportes, lo que no se había hecho nunca en la historia, porque la Dirección General de Pasaportes a veces tiene problemas y entregaba las libretas muy tarde”, explicó.
Dijo que el nuevo cónsul no tendrá ningún problema hasta 2021 para procesar los pasaportes a cientos de dominicanos y dominicanas que viajan durante las fiestas navideñas.

“Estamos entregándole esta sede en Boston, más las dos oficinas satélites en Lawrence, Providence y el vehículo consular”, expuso.
Ofreció su ayuda a la nueva gestión mientras ella siga vigente en el cargo.

Señaló que una de las grandes satisfacciones que se llevó la cónsul saliente, es la de que durante la pandemia, la sede nunca cerró sus puertas a la comunidad ni dejó de garantizar los servicios.

“Estábamos en comunicación con todas las funerarias en los estados de Nueva Inglaterra, Massachusetts, Connecticut, Rhode Island, New Hampshire, Maine y Vermont, por lo que no hubo un muerto que no se trasladara a la República Dominicana durante el pico de la pandemia”, detalló.

Recordó que en Nueva York hubo retrasos por problemas con la logística y muchos cadáveres tomaron hasta dos meses para ser repatriados a la República Dominicana.

“Nosotros, no tuvimos ningún problema y el consulado cerró porque el estado cerró, pero cuando los ciudadanos necesitaron los servicios, nosotros veníamos a las oficinas y se resolvían los problemas. No hay una sola persona que se queje en este estado de que no pudo enviar su muerto a la República Dominicana, aunque hubo restricciones para no enviar los cuerpos de los que murieron por COVID-19, pero ya hay apertura para enviar los difuntos desde este consulado”, explicó.

“Nos vamos con el deber cumplido, dejando todo limpio, bien claro y en orden y para nosotros ha sido un gran placer servirle a la comunidad. Mientras esté vigente como vicecónsul, estoy en la disposición de ayudarlo a usted y a la comunidad, hasta que se pueda”, añadió Gratereaux.

“Una de las razones del éxito de este consulado es que nunca atendimos a nadie por banderías políticas y partidistas. Los colores se quedaban afuera y siempre recibimos a los peledeístas, perredeístas, perremeístas, reformistas y a todos, porque esta la casa del dominicano, sin distinción de partidos”, agregó.

Tras darle la bienvenido a Cruz, la vicecónsul le deseo muchos éxitos, salud y felicidades.

Comentarios